SECCIONES
ADULTOS
GASTRONOMIA
HOTELERIA
NEGOCIOS
NOTICIAS

SUPLEMENTOS
ARTE Y CULTURA
BEBIDAS Y LUGARES
BUENOS AIRES
DESTINOS
ESCAPADAS
FIESTAS
MITOS Y LEYENDAS
NIEVE
POSTALES
PUEBLOS ARGENTINOS
SOL Y PLAYA
TANGO
TURISMO AVENTURA
TURISMO CIENTIFICO
TURISMO RELIGIOSO
TURISMO RURAL
TURISMO SALUD
ZARCHIVO

PAISES
BRASIL
CHILE
ESTADOS UNIDOS
URUGUAY

diseño web y sitios autoadministrables
DISEÑO WEB - INFOBAS -

POSICIONAMIENTO WEB en BUSCADORES
Google

 

 
30/06/06
ALEMANIA.- Una visita al Santuario de la Vírgen de Schoenstatt
Se trata de un pequeño pero hermoso valle, de ahí su nombre "lugar-hermoso" (Schoenstatt) registrado desde el medioevo (1143), en el extremo oriental de la ciudad de valledar en el Westerwald. Está rodeado de cuatro cerros que forman tres quebradas (hoy calles Hohrerstrasse; Hillscheiderstrasse y Wambachtal) con sus respectivos pequeños arroyos que se unen en el valle para salir juntos hacia el río Rin.

El Movimiento ha extendido su presencia desde el valle (Santuario original) hacia estos cerros y la historia de Schoenstatt les ha ido dando nombres: el monte Schoenstatt (hacia el este), los montes Reina y Nazaret (más hacia el norte), los montes María, Sión, Moria (más hacia el sur)


EL SANTUARIO EN SUS COMIENZOS

Es sin dudas el corazón de Schoenstatt. Todo el que llega hasta aquí se prepara interiormente a un encuentro personal con la Sma. Virgen. La capilla que diera origen al Movimiento de Schoenstatt, estuvo dedicada a San Miguel.

En 1319 se menciona por primera vez su existencia. Dos veces saqueada y destruída, fue reconstruída en 1681 y en 1812. De esta fecha data la construcción actual. Seguramente cumplía la función de capilla cementerio.


SANTUARIO ORIGINAL EN 1914

Han transcurrido casi dos años desde que el P. kentenich asumiera la dirección espiritual de los seminaristas. Por motivos pedagógicos deseaba que los jóvenes dispusieran de un lugar propio para reunirse. Solicitó para ello la capilla dedicada a San Miguel, que estaba totalmente abandonada. El superior accedió y decidió restaurarla en julio de ese año. En Agosto se comienza a utilizar.

Entre tanto madura en el corazón del P. Kentenich el pensamiento que diera origen al lugar de gracias. Cae en sus manos un artículo sobre el Santuario Mariano de Pompeya (Italia). La primera guerra mundial ya había comenzado y significaba para los jóvenes un desafío y un peligro. El 18 de Octubre de 1914 expone una "secreta idea predilecta", "su audaz pensamiento" a los jóvenes: "quisiera convertir este lugar en un lugar de peregrinación, en un lugar de gracia...".

La historia futura se encargó de demostrar que el P. Kentenich no se equivocó en la interpretación del plan de Dios. Aquella plática se llamó más tarde "Acta de Fundación".

El 9 de julio de 1947 concedió el Papa Pío XII para quienes visiten el Santuario la indulgencia plenaria según las normas de la Iglesia.


LAS TUMBAS DE LOS HEROES

Inmediatamente detrás del Santuario. Aquí se han enterrado los restos mortales de Schoenstattianos que notoriamente ofrecieron sus vidas por la fecundidad de la Obra y vivieron ejemplarmente.

En el centro se encuentra la piedra que recuerda a José Engling (1898 - 1918). José nació en Prositen, hoy territorio polaco. Su persona es un símbolo de la fidelidad a los ideales de Schoenstatt, especialmente su amor a María, su vinculación al santuario, su ímpetu apostólico y su vínculo filial a su padre espiritual, P. Kentenich.

El 1ro. de Mayo de 1948 se inició su proceso de canonización. La lámpara en la piedra de José Englinges un símbolo para todos los que ofrecen su vida por Schoenstatt. El lema escrito dice: "Guardamos vuestra herencia".

En 1934 un grupo de estudiantes y seminaristas trajeron desde Francia los restos de Max Brunner (1897 - 1917) y Hans Wormer (1897 - 1917), ambos pertenecientes al primer grupo Schoenstattiano y muertos en el frente de batalla.

En los cementerios militares de la Primera Guerra las tumbas de los soldados aliados tienen cruces blancas, las de los alemanes son negras, por eso los colores de las cruces aquí.

Hay otros dos nombres en cruces color café. Albert Eise (1896 - 1942) y Franz Reinisch (1903 - 1942). El primero murió en el campo de concentración de Dachau.

El segundo entregó libremente su vida, negándose a jurar fidelidad a la bandera de Hitler. Sacerdote pallottino Schoenstattiano, fue decapitado en Berlín. Antes de morir compuso en su celda de prisionero su alabanza final a María:

"Reina de todos los mundos, vence la tempestad,
mata al engendro del diablo, tú, vencedora real.
Hazme un apóstol de Schoenstatt, cual caballero
estaré y moriré sonriendo, querida MTA."


Las tumbas de los héroes nos recuerdan que la Alianza de Amor con la Virgen exige la permanente colaboración del contrayente humano.

Si el Santuario nos recuerda el "Nada sin ti" de María, las tumbas de los héroes nos invitan a vivir el "Nada sin nosotros".

Foto: Santuario original en 1914

Más información: www.schoenstatt.org

  Jueves 24 de Julio de 2014 08:00:27 PM
Buscador


Registrarme al
Newsletter

email:


 
Turismo530 | Copyright © 2006 - Todos los derechos reservados.
Turismo530, Portal digital, Noticias de Turismo, Portal de Turismo