Los encargados de los locales de gastronomía deberán, en primera instancia, validar la propuesta de reapertura ante el Gobierno local y, luego de ello, podrán avanzar en la atención al aire libre.

El Gobierno porteño recibirá desde hoy los protocolos de los dueños de locales de gastronomía con posibilidades de reanudar el servicio con mesas al aire libre, en la nueva fase de aislamiento que se prolongará hasta el 20 de septiembre próximo.

Según informó la administración porteña, en la nueva fase del aislamiento, que comenzará mañana, los encargados de los locales de gastronomía deberán, en primera instancia, validar la propuesta de reapertura ante el Gobierno local y, luego de ello, podrán avanzar en la atención al aire libre.

El protocolo que deberán cumplir establece «que no podrá haber servicio alguno en los salones internos, que la distancia entre personas deberá ser de al menos 1,5 metro y que habrá que llevar al mínimo posible la convivencia simultánea en un mismo espacio físico».

Tanto los clientes como el personal gastronómico deberán usar tapabocas de manera permanente y «en caso de que los establecimientos no cuenten con un acceso directo desde el exterior al patio o terraza, se deberá demarcar un pasillo (libre de objetos) que contemple ambos sentidos de circulación», además de «evitar la permanencia de personas en la vía de circulación».

Cada mesa estará dispuesta con un radio propio libre de 1,7 metro cuadrado respecto de las otras, podrán sentarse un máximo de cuatro comensales, y deberán ser sanitizadas ante cada cambio de cliente.

Asimismo, la Ciudad recomendó «el uso de medios de pago electrónicos» y agregó que «en caso de que el pago se realice a través de tarjetas de crédito o débito, se deberán desinfectar tanto las tarjetas como el posnet utilizado con solución de agua y alcohol».

En cuanto a los trabajadores del comercio, se estableció que cuenten con «reposición de Elementos de Protección Personal (EPP) y kit de desinfección húmeda (consistente en la limpieza con agua y detergente y luego desinfección con una solución de lavandina de uso comercial con agua (10 ml de lavandina en 1 litro de agua)».

Por último, fijaron que los empleados no podrán usar el transporte público para llegar a los lugares de trabajo dado que están reservados para los trabajadores esenciales.

Del mismo modo, desde mañana se podrán presentar protocolos para la reanudación de obras de construcción.

De acuerdo a lo dispuesto por las autoridades, sólo estarán permitidas esas actividades en el horario de 10 a 19 de lunes a viernes, y los sábados de 10 a 14, además de tener que «garantizar distancia entre personas de al menos 1,5 metro».

«La jefatura de obra debe conformar cuadrillas operativas previendo las suficientes separaciones entre los puestos de trabajos activos, con un factor de ocupación máximo de 1 persona cada 4 a 6 metros cuadrados, manteniendo 1,5 metro de separación», indicaron.

Y agregaron que «se debe priorizar el trabajo autónomo y aislado y adecuar las diferentes tareas en turnos rotativos de trabajo».

Al igual que en la gastronomía, regirá la prohibición de los trabajadores de trasladarse en los medios de transporte público.

El viernes último, el presidente Alberto Fernández anunció una nueva extensión del aislamiento social hasta el 20 de setiembre y apeló a la «responsabilidad personal» para evitar los contagios.

También anunció que en la nueva etapa estarán permitidas las «reuniones de hasta diez personas en lugares al aire libre».

Fuente: Télam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here