El ex ministro de Turismo argentino, Enrique Meyer y la ex Presidenta de Embratur, Jeanine Pires, se reunieron después de varios años, a través de una video llamada para analizar la gravísima situación por la que atraviesa el sector y la región. Del encuentro participó el empresario Marco Palacios, integrante de la comisión de Turismo del Instituto Patria.

El turismo está atravesando la mayor crisis de su historia a nivel mundial por la pandemia de Covid-19, la incertudumbre y el desconcierto que se vive en ambos países, volvieron a reunir a dos grandes figuras de la gestión pública, Enrique Meyer y Jeanine Pires, que construyeron con su experiencia las bases del crecimiento del turismo como política de Estado, que marcó un antes y un después en América Latina. Estuvieron acompañados por Marco Palacios, empresario del sector, quien fuera presidente de la Cámara de Turismo en aquel momento.

Es cierto que en la actualidad los gobiernos de Argentina y Brasil tienen un distinto manejo de la pandemia; el país vecino superó los cuatro millones de contagios y las 127 mil muertes por coronavirus; sin cuarentena registró una caida histórica de 11,7% interanual en el segundo trimestre y pese a las decenas de miles de muertos que le costó no cerrar la economía entró en recesión. Con ese panorama, y en nuestro país con una cuarentena flexibilizada, que para la oposición es extrema y exagerada y para el personal de salud que sufre las consecuencias en la primera línea de combate totalmente insuficiente, el turismo vive una realidad jamás imaginada y con futuro incierto, de un lado y del otro.

En la reunión que duró cerca de una hora, se habló de la necesidad de volver a trabajar como región: recordando la época en que los dos países trabajaban de manera mancomunada: se promocionaban en conjunto en destinos lejanos; participaron en la feria de Dubai que permitió el acuerdo con Emirates y otras compañías que empezaron a volar a nuestro continente y hasta la puesta en marcha de una oficina del Mercosur en Japón. También la realización del Seminario Mundial de Estadísticas que tuvo sede binacional y con el maravilloso marco de las cataratas del Iguazú, entre otras acciones. Hoy la pandemia cambió el paradigma del viajero y de los viajes, y es inminente empezar a planificar un turismo post vacuna. El argentino quiere visitar Brasil y el brasileño sueña con vacacionar en Argentina, la ecuación es simple: para ambos se trata, de su principal socio y mayor mercado emisor.

Hablaron de que es imperioso facilitar el turismo entre estos países, unificar protocolos sanitarios, experimentar una especie de «cabotaje regional» y proponer por ejemplo la eliminación del cobro de tasas, entre otros temas; asimismo cooperar en la promoción de destinos y trabajar en conjunto con gabinetes interministeriales sumando a Turismo los ministerios de salud, transporte y trabajo, para obtener un análisis detallado del estado de situación de la actividad y los pasos efectivos a seguir.

Los ex funcionarios y el empresario coinciden en que llevará tiempo recuperar la normalidad y volver a los niveles normales. En Brasil, con el turismo funcionando, muchos hoteles cerraron definitivamente; el 80% está trabajando al 50% de su capacidad por relgamentación de protocolos de sanidad, pero no superan el 35% de ocupación de ese total, lo que hace muy dificil su rentabilidad. Con los restaurantes ocurre algo similar, depende su capacidad se les permite abrir al 50% o al 70%. Brasil sufre el mismo problema que el resto del mundo, y es la responsabilidad social, los que salen son un porcentaje mínimo, pero los suficientes para llenar playas, ciudades y parques, sin control ni cuidado. Son los que desconocen o subestiman la letalidad y el accionar de este virus, lo que provoca una rápida expansión y el colapso sanitario.

No sabemos que pasará en Argentina con una apertura indiscriminada del turismo, pero lo intuimos, los protocolos no son una buena excusa y las frases hechas quedarán desgraciadamente sepultadas junto a los miles de muertos por la pandemia si no se actúa como corresponde, escuchando a los que saben y no a los influencers mediáticos. España tuvo el peor verano de su historia, las pérdidas solamente por turismo ascienden a 50 mil millones de dólares; en julio recibieron apenas dos millones de turistas internacionales, pocos para mover la economía y muchos para volver a desenfrenar la pandemia y desparramar el virus por toda Europa. Se estima que España perderá este año sesenta millones de turistas extranjeros y su economía quedará destrozada.

Jeanine Pires y su empresa Matcher realizarán este jueves junto a GOL un webinar para el mercado argentino, en el que expondrán como se prepara Brasil para recinbir visitantes y el regreso de la conectividad aérea entre nuetros países y los protocolos de salud; comenzará de esta manera un ciclo por otros países de la región.

Meyer, Pires y Palacios, coincidieron en que la reunión llevada a cabo fue muy productiva y no descartan sumar a este vínculo, a otros líderes de países de la región, hablar de una unidad de esfuerzos públicos y privados para unificar procedimientos sanitarios y reglas claras y contundentes para el retorno del turismo en el continente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here