Esta mañana el Comité Operativo de Emergencia (COE) se reunió con intendentes y representantes del rubro de la gastronomía, en el Centro de Innovación del Ministerio de Educación, para debatir posibles estrategias que permitan la reapertura del sector en el contexto de la pandemia de Covid-19.

El encuentro estuvo encabezado por el ministro de Seguridad, Claudio Maley, y el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), Mateo Martínez, quien realizó las recomendaciones desde el punto de vista sanitario.

Esta reunión fue para que el rubro de la gastronomía, los intendentes, en particular de la ciudad de Yerba Buena que condensa un gran número de locales, puedan expresarse. Conocemos la realidad del tema y el perjuicio económico que genera esta situación, porque los propietarios deben seguir manteniendo sus locales, a los empleados y cumplir con los compromisos”, indicó el ministro.

coe_gastronomicos_bares_nn-1

En ese sentido, Maley sostuvo que “hay que elaborar un protocolo más exigente, y lo que hemos recogido hoy lo volcaremos en una reunión del COE con todos sus vocales para tratar el tema. No puedo adelantar una fecha de reapertura, porque faltan las consideraciones sanitarias sobre todas las situaciones”, explicó.

Por otro lado, los intendentes coincidieron en la voluntad de ceder espacios públicos de veredas y calles para que los locales puedan ocuparlos con mesas, manteniendo la distancia social recomendada de dos metros.

Mariano Campero, intendente de Yerba Buena, dijo: “Llevamos al COE las alternativas de poner tanto veredas, calles y espacios públicos a disposición de los gastronómicos a modo tal de que este sector golpeado tenga un margen para reiniciar su actividad. Sabemos que será difícil, pero entendemos que es una buena alternativa. Vamos a trabajar esta semana para irnos preparando. Para nuestro municipio, que es de servicios, la gastronomía es esencial y entiendo que puede ser parte de la solución y no del problema”.

En la misma línea se expresó Roberto Sánchez, intendente de Concepción, quien remarcó que “hay casi 12 mil personas que trabajan directamente de la gastronomía y más de 20 mil vinculadas de forma indirecta. Como sabemos de la situación grave que vive el sector, queremos dar un mayor espacio público a los bares, restaurantes y quienes conforman la gastronomía. Haciendo una buena demarcación, incluso donde hay varios bares seguidos, se podría cerrar la calle hasta que pase esta situación”.

Hay una predisposición del COE para que los restaurantes, bares y locales gastronómicos puedan abrir con un nuevo protocolo, más exigente”, destacó el intendente Sánchez.

coe_gastronomicos_bares_nn-6

En la ciudad de Lules son más de 200 familias que dependen de la actividad gastronómica, explicó su intendente, Carlos Gallia. “Con la Cámara de Comercio de Lules hemos pedido la reapertura de la actividad. Sabemos que estamos en pandemia, con una curva ascendente, que será para rato. Los protocolos están presentados, hay que revisarlos, y si hay que agregar algo el decano de la Facultad de Medicina se ofreció a aportar en ese sentido”.

Por último, Contanza Bauque, en representación de la Cámara de Actividades Gastronómicas, propuso la rebaja en las boletas de servicios de luz y gas, y en diferentes impuestos para poder sostener las fuentes de trabajo. Además, expresó: “El COE nos ha recibido, escuchado e iniciamos una mesa de trabajo. Los intendentes tienen la intención de ceder espacios públicos para tener una solución. Con diálogo podemos encontrar una gran cantidad de respuestas para nuestro rubro, que está en un momento terminal”.

“Esta reunión de trabajo con empresarios y municipios fue para buscar un equilibrio y puntos de coincidencia para llevar adelante esta actividad que está suspendida por la situación sanitaria”, concluyó Maley.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here