El ex aviso, que desde 2010 es buque museo en San Pedro, tenía un ingreso de agua que lo hizo escorar pronunciadamente.

San Pedro (Buenos Aires) – El ex aviso ARA “Comandante General Irigoyen”, convertido en buque museo de la ciudad de San Pedro desde 2010, sufrió hace unos días un ingreso de agua que le produjo una pronunciada escora.

El viernes pasado, personal y medios de la Armada Argentina fueron destacados para brindar apoyo al Municipio de San Pedro con el fin de revertir esta situación.

Para la tarea de rescate se desplegó al buque multipropósito ARA “Ciudad de Rosario”, con una dotación de 34 marinos. Esta unidad, perteneciente a la Escuadrilla de Ríos y dependiente del Área Naval Fluvial, se encontraba fondeada frente a la ciudad de Zárate, tras haber concluido con las tareas de apoyo a la comunidad en islas del Partido de Zárate en el marco de la Operación “General Belgrano”.

Asimismo, fueron destacados 4 buzos del Servicio de Salvamento de la Armada (SISA) con asiento en la Base Naval Puerto Belgrano y 10 buzos de la Estación de Buceo de la Base Naval Zárate.

El paso a paso de las acciones de recuperación

Inicialmente, las tareas se centraron en realizar buceos para inspeccionar el casco del buque y en la colocación de bombas de achique; mientras que al día siguiente se instalaron las barreras de contención, se prosiguieron las inspecciones de buceo y el achique del agua.

El domingo se reanudaron los buceos, se colocaron los remolques y se extrajeron los cables de acero dañados con que estaba amarrada la embarcación. Mientras tanto, se mantuvieron las tareas de achique con 2 bombas de gran caudal para la extracción del agua.

Tras efectuarse buceos, el achique de compartimentos internos y el conexionado de bombas a un generador autónomo, se lograron recuperar 5 ° de inclinación. El buque se adrizó (estabilizó) de 24° a 19°. Sobre la banda de estribor, el francobordo aumentó un metro aproximadamente y se achicó toda el agua del buque, quedando pendientes la extracción de sedimentos no aspirables.

Hacia la noche del martes, ya se habían recuperado 10° de inclinación y 1,20 mtrs de francobordo, logrando que el ángulo de inclinación disminuyera de 29° a 16°; que el calado en proa llegara a los 3 mtrs y en popa a los 2 mtrs; y que el francobordo de la banda de estribor aumentara a 1,15 mtrs. Las entradas de agua fueron disminuidas, a la vez que el nivel de agua existente en todos los compartimientos se redujo al máximo.

Ayer, a través de la Municipalidad de San Pedro se coordinó la visita de una empresa para la extracción de los residuos oleosos. Mientras tanto, se logró alcanzar un ángulo de inclinación de 29° a 7° y el francobordo aumentó hasta 1,50 mtrs. También se desalojó toda el agua ingresada, quedando pendiente el retiro de los fluidos en los tanques de almacenaje y servicio.

Además, el personal de la Armada continuó colocando taparumbos en las aberturas del casco que comenzaron a avizorarse por el adrizamiento (posición de equilibrio) de la unidad, sobre todo luego de que anoche se llevara a cabo el trasvase de fluidos entre tanques para contribuir con dicho adrizamiento.

Finalmente, se desembarcaron las electro-bombas que se encontraban sin uso en los locales internos del buque, mientras el personal continuó trabajando con las amarras y los cables de acero para asegurar la estabilidad del buque museo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here