La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) publicó datos que revelan que la crisis de COVID-19 tiene un impacto devastador en la conectividad internacional, sacudiendo a las ciudades más conectadas del mundo. “En un corto período de tiempo hemos deshecho un siglo de progreso en unir a las personas y conectar los mercados”, dice la entidad.

El estudio de IATA revela que ahora dominan el ranking de las ciudades más conectadas aquellas que tienen gran número de conexiones nacionales, lo que muestra hasta qué punto se ha cerrado la conectividad internacional.

“El cambio drástico en las clasificaciones de conectividad demuestra la escala a la que se ha reordenado la conectividad del mundo en los últimos meses. Pero el punto importante es que las clasificaciones no cambiaron debido a ninguna mejora en la conectividad. Eso disminuyó en general en todos los mercados. Las clasificaciones cambiaron porque la escala de la disminución fue mayor en algunas ciudades que en otras. No hay ganadores, solo algunos jugadores que sufrieron menos lesiones. En un corto período de tiempo hemos deshecho un siglo de progreso en unir a las personas y conectar los mercados. El mensaje que debemos tomar de este estudio es la urgente necesidad de reconstruir la red mundial de transporte aéreo”, dijo Sebastian Mikosz, vicepresidente Senior de Relaciones Externas de Miembros de IATA.

Algunos datos:

• Londres, la ciudad número uno más conectada del mundo en septiembre de 2019, ha experimentado una disminución del 67% en la conectividad. Para septiembre de 2020, había caído al número ocho.

• Shanghai es ahora la ciudad mejor clasificada en conectividad con las cuatro ciudades más conectadas de China: Shanghai, Beijing, Guangzhou y Chengdu.

• Nueva York (-66% de caída en conectividad), Tokio (-65%), Bangkok (-81%), Hong Kong (-81%) y Seúl (-69%) han salido del top ten.

• América Latina sufrió un colapso del 91% en conectividad. México y Chile se desempeñaron relativamente mejor que los otros países más conectados, quizás debido al momento de los cierres internos en estos países y cuán estrictamente se aplicaron.

• Europa y África sufrieron una disminución del 93% en la conectividad. Los países de Oriente Medio vieron disminuir la conectividad en un 88%. Asia-Pacífico experimentó una disminución del 76% en la conectividad. La conectividad de América del Norte disminuyó un 73%.

El transporte aéreo es un motor importante de la economía mundial. En tiempos normales, unos 88 millones de puestos de trabajo y 3,5 billones de dólares en PIB son respaldados por la aviación. Más de la mitad de este empleo y valor económico está en riesgo por el colapso de la demanda mundial de viajes aéreos. “Los gobiernos deben darse cuenta de que existen importantes consecuencias para la vida y los medios de subsistencia de las personas. Al menos 46 millones de puestos de trabajo apoyados por el transporte aéreo están en peligro. Y la fortaleza de la recuperación económica de COVID-19 se verá seriamente comprometida sin el apoyo de una red de transporte aéreo en funcionamiento”, dijo Mikosz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here