Es una temporada atípica en plena convivencia con el virus y en pandemia. Hay distritos con más hoteles cerrados que abiertos. La Cámara Argentina de Turismo aportó sus datos de ocupación y con un 40% en todo el país, no coinciden con los relevamientos de las asociaciones hoteleras y tampoco con lo expresado en declaraciones radiales por funcionarios del Ministerio y Turismo y Deportes de la Nación. No hay reservas para después de carnaval. La decisión de Rodríguez Larreta de comenzar las clases el 17 de febrero fue el tiro de gracia para el sector.

La Cámara Argentina de Turismo realizó, a través del relevamiento de la Federación de Cámaras de Turismo de la República Argentina (Fedecatur), el balance del primer mes del año de la temporada de verano 2021, que da como resultado ocupación promedio en todo el país que no supera el 40%.

Hay algunas pequeñas diferencias si lo comparamos con los datos suministrados por las asociaciones hoteleras y gastronómicas de algunas ciudades, donde la cantidad de hoteles cerrados evidencian un sector en agonía: Buenos Aires cuenta con el 90% de esos establecimientos inactivos, La Pampa el 83%; en Córdoba el 35% de los hoteles no está trabajando y puntualmente Villa Carlos Paz, tiene 70 hoteles cerrados y Termas de Río apenas el 15% abierto, para mencionar solo algunos ejemplos. Si a ello le sumamos el aforo, que depende de cada provincia la capacidad habilitada para cada uno de los alojamientos, la ocupación sobre el total de plazas es bajísima. Para que se entienda: por ejemplo La Pampa tuvo un 57% de ocupación pero computado sobre el total del 17% de las plazas totales provinciales que solamente se encontró operativo en enero.

El 1 de febrero el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación a través de un comunicado había detallado que ocho millones de turistas ya se movilizaron por los destinos del país detallando en el mismo algunos porcentuales de ocupación «brindados por el sector privado»: «en esta temporada especial hubo un 85% de ocupación durante los fines de semana en el Partido de la Costa, picos del 70% en Villa Carlos Paz, más del 70% en Villa Gesell y Pinamar, 75% en San Rafael y más del 90% en Tafí del Valle y Villa La Angostura». 

En tanto, y siguiendo con las diferencias, la secretaria Nacional de Promoción Turística, Yanina Martínez, publicaba en historias de Instagram, sus declaraciones vertidas en radio Nacional: «A través de la plataforma verano podemos visualizar cuales fueron los destinos mas elegidos en esta temporada. En el podio la Costa Atlántica, pero también otras localidades han tenido ocupación del 95% como Bariloche, Tafí del Valle, Villa La Angostura y algunos municipios de Córdoba».

LOS NUMEROS DE LA CAT

«Hemos tenido un enero con cifras de ocupación promedio en todo el país que no superan el 40%. Es un número muy bajo teniendo en cuenta que es el mes más fuerte para el turismo, pero si miramos los últimos nueve meses del 2020 -con la actividad prohibida e ingresos cero-, este porcentaje significa algo de oxígeno para un sector asfixiado«, afirmó el presidente de la CAT, Aldo Elías, sobre los resultados alcanzados.

En la Provincia de Buenos Aires se destacó la ocupación en los destinos de sol y playa. Pinamar alcanzó el 71%; Mar de las Pampas, 77%; Cariló, 81%; en tanto, Miramar tuvo un 40%; San Clemente del Tuyú y Mar de Ajó, 35%; y Necochea, 25%.

En Mar del Plata, con un 36% de hoteles cerrados, durante la primera quincena se registró una ocupación del 20% y en la segunda, 35%. De acuerdo con los datos del Ente Municipal de Turismo de Mar del Plata, en enero arribaron unos 832.230 turistas. El acumulado de la temporada, desde el 1° de diciembre de 2020 hasta el 31 de enero de 2021, fue de 1.418.312 arribos y la estadía media de 7,9 noches según los registros de permisos de circulación nacional.

Por otra parte, Sierra de la Ventana tuvo un 63% de ocupación; Tandil se mantuvo al 56% y San Pedro al 60%; Junín y Baradero, al 50%; San Antonio de Areco, 41%; mientras que Pergamino, Carmen de Areco, San Nicolás y Chascomús tuvieron entre el 40 y 30% de ocupación.

En Córdoba, donde el 35% de los hoteles no están trabajando durante la temporada estival, los porcentajes de ocupación llegaron en promedio al 40% en Villa Carlos Paz, con picos durante los fines de semana; 35% en Valle de Punilla y Alta Gracias, al igual que en Córdoba Capital; en tanto, en Miramar y Valle de Calamuchita llegó casi al 40%.

En la Ciudad de Buenos Aires, el 90% de los establecimientos hoteleros se mantuvo cerrado en enero. Aquellos que pudieron abrir sus puertas reportaron una ocupación promedio inferior al 10%.

En la Patagonia, una de las regiones más visitadas, los destinos neuquinos como San Martín de los Andes y Villa la Angostura tuvieron entre un 70 y un 80% de ocupación. En Río Negro, Bariloche alcanzó un 60% en la primera quincena, y un 55% en la segunda; mientras que, Las Grutas tuvo un 32% de sus plazas hoteleras ocupadas. En Chubut, Puerto Madryn se mantuvo al 40%; en Santa Cruz, El Calafate, 26%; El Chaltén 33% y Río Gallegos 15%. En Ushuaia, Tierra del Fuego, el promedio fue del 42%.

En Cuyo, la provincia de San Juan reportó un 67% de ocupación en promedio: el Gran San Juan alcanzó el 47%; Iglesia, 71%, Jáchal 43% y Valle Fértil al 81%. En Mendoza, Potrerillos tuvo un 84% de ocupación, Malargüe 81%, San Rafael, 74%; Uspallata 75%, Tunuyán 95%, mientras que el Gran Mendoza alcanzó el 22% de ocupación.

En el Litoral, los destinos turísticos correntinos como Ituzaingó y Esquina tuvieron un 55% de ocupación; en tanto, en Paso de la Patria se elevó al 95%. Iguazú en Misiones alcanzó el 40% de ocupación; en Chaco, Resistencia tuvo el 25% y Sáez Peña 15%. Por su parte, Rosario, Santa Fe y Rafaela no superaron el 20%. Y en Entre Ríos, la ciudad de Gualeguaychú alcanzó el 37%; Colón 36%; y Concepción del Uruguay, 47%.

En la región Norte, San Miguel de Tucumán se mantuvo al 30%; Yerba Buena 63%; San Javier, 66%; Tafí del Valle 77%; y San Pedro de Colalao 55%. Por su parte, la ciudad de Catamarca tuvo un 27% de ocupación en promedio; Fiambalá, 60%; Fray Mamerto Esquiú 55%; Belén, 37%; y Tinogasta 31%; en Santiago del Estero, Termas de Río Hondo tuvo un promedio del 43% (60% en hoteles 5 estrellas, 40% en 4 estrellas, y 30% en 3 estrellas); en Salta capital promedió el 39%; Cachi 72%; Cafayate 60%; y Rosario de la Frontera, 51%. En Jujuy, la zona de Yungas la ocupación fue del 30%; Quebrada, 52%; Valles, 41% y la Puna, 15%.

Entre las tendencias que marcaron la temporada en enero se destacan los picos de ocupación durante los fines de semana, pero una caída muy pronunciada de lunes a viernes. A su vez, se observó una pronunciada demanda de casas y departamentos de alquiler que incidió fuertemente en la baja de los huéspedes en hoteles. También afectaron en forma negativa las restricciones horarias impuestas y la incertidumbre ante el posible retroceso de la apertura para circular por el país.

El vehículo particular fue el medio de transporte más utilizado frente a una importante reducción de las rutas aéreas de cabotaje y del transporte terrestre. De acuerdo con los datos de la Cámara de Empresas de Larga Distancia (Celadi), en enero hubo una caída de pasajeros transportados del 80% con respecto al mismo mes del año anterior.

Por su parte, en referencia a las previsiones de febrero, el presidente de la CAT manifestó que según las proyecciones del sector se percibe un buen movimiento turístico incluyendo el Fin de Semana de Carnaval y hasta el 20 de febrero. “Después de esa fecha prácticamente no hay ningún tipo de reservas, salvo las que se pueden generar de último momento, con lo cual la actividad turística volvería a desplomarse fuertemente”, expresó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here