A pesar de las declaraciones del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, sobre la decisión de restringir los vuelos internacionales hacia los países más afectados por el coronavirus, el Gobierno Nacional aún no se expresó al respecto. Debido a la alarmante situación epidemiológica de Brasil, funcionarios del oficialismo presionan al presidente Alberto Fernández para que tome cartas en el asunto para cerrar las fronteras y restringir los vuelos hacia el país dirigido por el polémico presidente, Jair Bolsonaro, ante la nueva cepa de Manaos que provocó el colapso del sistema sanitario de Brasil.

Mientras todos los canales repetían y quedaba al descubierto la trama de la mentira de Beatriz Sarlo, tema que puso al Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, en el centro de la polémica y por el cual tuvo que salir a aclarar la situación ante los medios. Sin embargo, el ex ministro de Economía, tenía la mirada puesta en otro punto de discusión y se encargó de dejarlo en evidencia durante la entrevista que tuvo con el periodista, Luis Novaresio, en A24. 

Y es que, la alarmante situación de Brasil, país con más de 11 millones de contagiados, más de 260 mil muertes y con una nueva cepa denominada como «variable de Manaos» que es 60% más contagiosa, convierte al país presidido por Jair Bolsonaro en una auténtica bomba de tiempo para el resto de los países de América Latina, entre ellos Argentina, que luchan día a día para combatir al virus. A pesar de la gravedad de la situación, el presidente brasileño insiste en no decretar ningún tipo de confinamiento ni restricción, minimizando los efectos de la pandemia.

Ante la pasividad de Bolsonaro, el gobernador bonaerense decidió acompañar el pedido del ministro de Salud, Daniel Gollán, en restringir los vuelos hacia Brasil y cerrar las fronteras con el fin de que «la cepa de Manaos no ingrese al país». Sin embargo, el gobierno nacional aún no ha tomado una decisión sobre este asunto, por lo que Kicillof mostró su preocupación: «Ya aparecieron dos casos de esa cepa que es mucho más contagiosa. Que esa cepa ingrese al país sería una tragedia. Tenemos que tomar medidas pero yo no lo resuelvo«, sostuvo, tirándole un «palito» al poder ejecutivo de la nación. «Mi opinión es que hay que hacer todo lo posible para que la cepa brasilera no ingrese al país antes de que terminemos con la vacunación a la población de riesgo. Si no tendremos un problema muchísimo mayor», advirtió, publicó hoy Urgente24

Por otro lado, el ministro Gollán también fue contundente cuando en el noticiero de C5N hizo énfasis sobre la cepa de Manaos«Tenemos a la vuelta de la esquina la variable del virus de Manaos que ya se expandió por todo Brasil. Es muy necesario analizar los pasos a seguir sobre esta cuestión porque está muy cerca y es muy contagiosa». Y remarcó: «Es algo que tendrá que resolver el poder ejecutivo». «El ingreso de este virus sería un problema porque adelantaría el repunte de casos que tenemos previsto», completó. 

Sin embargo, como bien dijimos anteriormente, el gobierno nacional aún no ha definido qué medida tomar. Prueba de ello, fueron las declaraciones de Daniel Scioli, embajador argentino en Brasil, en la mañana de ayer durante el programa radial de Luis Novaresio en Radio La Red.

Ante la consulta sobre un posible cierre de las fronteras con Brasil, el ex vicepresidente de la nación señaló que «es una decisión que la toma el gobierno nacional pero, por ahora, no llegó ninguna notificación de parte del gobierno sobre ninguna medida». Scioli, reveló cómo es la situación epidemiológica del país donde reside actualmente y aseguró que «es muy preocupante». «La situación es muy grave y delicada. El virus está azotando a 17 estados de Brasil; el nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva es dramático; los hospitales están desbordados y en los últimos 14 días, aumentó un 46% el número de víctimas fatales», relató.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here