Lo decidió el Gobierno Nacional debido a los crecientes casos de coronavirus en esos países y la circulación de nuevas cepas como la amazónica. La medida también contempla más controles para los argentinos que regresen del exterior.

El Gobierno Nacional decidió hoy suspender a partir del sábado próximo los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México, debido a los crecientes casos de coronavirus en esos países, informaron fuentes oficiales.

La medida se publicará esta noche en el Boletín Oficial y entrará en vigencia desde el sábado, de acuerdo a una decisión administrativa del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Esos tres países se suman a al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, sobre los cuales ya pesaba la suspensión de vuelos hacia la Argentina.

En la decisión administrativa, el Gobierno consignó la suspensión de vuelos directos aerocomerciales de pasajeros que tengan como origen «Brasil, Chile y México, a cuyo efecto la Administración Nacional de Aviación Civil, actuante en el ámbito del Ministerio de Transporte, instrumentará la suspensión de las autorizaciones y permisos».

En la resolución, la Jefatura de Gabinete exceptúa a «los vuelos hacia Argentina, con fecha de ingreso programada dentro de las 48 horas de entrada en vigencia de la presente; los vuelos necesarios para el regreso de las personas nacionales y extranjeras residentes que se encuentren en esos destinos, siempre que dichas personas hubieran salido del país previo a la entrada en vigencia de la presente con fecha de regreso programada posterior a las 48 horas de su entrada en vigencia».

«Para el ingreso gradual al país de las personas alcanzadas por el párrafo que antecede, el Ministerio de Transporte y la autoridad sanitaria nacional coordinarán las acciones para determinar los parámetros a aplicar a las operaciones de servicios de transporte internacional de pasajeros según las capacidades operativas de los pasos internacionales habilitados», indicó el texto, al que accedió Télam.

El escrito contempla asimismo más controles para los argentinos que regresen del exterior y mantiene la prohibición de arribo de extranjeros con fines turísticos.

Cafiero indicó que el país «está todavía con un número de casos elevado» y alertó que la región «está con una circulación comunitaria y sostenida de estas nuevas cepas, que son absolutamente más contagiosas y letales».

Controles para los argentinos que vienen del exterior

El Gobierno definió además que todos los viajantes deberán hacerse un testeo para poder abordar el avión con destino a la Argentina, otro examen al llegar al país y uno más al séptimo día de ingreso, con el costo económico a cargo del pasajero, señalaron las fuentes.

En caso de que el resultado del test sea positivo, al ingreso al país los viajeros deberán realizar otro testeo de secuenciación genómica y, junto con sus contactos estrechos, cumplir aislamiento en los lugares que indiquen las autoridades nacionales, hasta su traslado seguro hasta la residencia si correspondiera; con la estadía en esos lugares a cargo del pasajero.

En el caso de que el resultado del test sea negativo, al ingreso cursarán aislamiento en sus domicilios, y deberán realizar un nuevo examen para finalizarlo.

Quienes regresen del exterior estarán obligados a aislarse 10 días, contados desde el primer testeo realizado en el país de origen, y se controlará que quienes regresaron de viaje estén cumpliendo el aislamiento en sus domicilios.

Asimismo, los viajantes deberán declarar los lugares en donde estuvieron en los últimos 14 días previos al reingreso al país.

«Vamos a hacer más riguroso el control de frontera», expresó Cafiero en declaraciones al canal C5N y aseguró que «van a continuar cerradas» porque se necesita «tener mayor control sobre quienes están ingresando al país».

En caso de verificarse el incumplimiento del aislamiento, las autoridades deberán radicar una denuncia penal, de acuerdo con los artículos 205 y 239 del Código Penal, por violación a medidas contra epidemias y desobediencia a autoridad pública.

El Gobierno Nacional recomienda en forma enfática a «no viajar al exterior», indicaron los voceros, especialmente a aquellos que integran los grupos de riesgo, «a fin de evitar las dificultades y condiciones sanitarias exigidas al reingreso» y considerando «la rápida evolución de las condiciones epidemiológicas».

Con relación a la comercialización de viajes de egresados, las agencias de turismo deberán presentar protocolos al Ministerio de Turismo y Deportes, y la certificación del laboratorio de testeo en destino.

La medida de suspensión de vuelos desde Brasil, Chile y México se debe a la «preocupación de todas las variantes de la Covid-19», remarcaron las fuentes.

En el caso de Brasil y Chile es porque son países vecinos y tienen muy alta circulación comunitaria de la cepa de Manaos, mientras que México se incluye en la medida porque muchas personas vinieron contagiadas de allí, aunque con otra cepa distinta a la de Manaos.

Estados Unidos no fue incluido porque allí no hay transmisión comunitaria de la cepa de Manaos y tampoco hubo una gran cantidad de contagiados provenientes de ese país.

Además, Cafiero descartó por el momento cualquier retroceso en las medidas de confinamiento porque el Gobierno quiere «cuidar lo logrado hasta acá y cuidar la recuperación económica«, y ejemplificó que sectores como la industria y la construcción «están creciendo con un dinamismo que no tenían desde hace muchos años, incluso antes de la pandemia».

«Si mañana tenemos aumento de casos o encontramos circulaciones de cepas más complicadas, seguramente vamos a estar tomando otro tipo de medidas», advirtió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here