Las restricciones para los cruces no esenciales en la frontera terrestre entre México y Estados Unidos continuarán hasta por lo menos el 21 de mayo, confirmó este martes el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Nos guiamos por datos científicos y de salud pública, y estamos en pláticas con Canadá y México para aliviar las restricciones a medida que las condiciones de salud mejoren”, informó la agencia federal en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el gobierno mexicano anunció que continuarán un mes más con sus restricciones para cruces de Estados Unidos hacia México únicamente en los estados del norte que se encuentren en el semáforo epidemiológico color naranja (alto riesgo) o rojo (máximo riesgo).

De acuerdo con el semáforo federal de riesgo epidémico, hasta ahora únicamente Chihuahua entra en esa categoría al estar en color naranja. Baja California y Sonora se mantienen en color amarillo, mientras que Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas en verde.

Cabe recordar que, aunque dichas restricciones fueron impuestas desde marzo de 2020, México careció de infraestructura para vigilar que se haya respetado que los motivos de viaje fueran esenciales.

El mismo Secretario de Salud de Baja California, Alonso Pérez Rico lo cuestionó. “Los que somos de Baja California (nos preguntamos) ¿qué restricciones? ¿de qué están hablando?”

“Al menos yo tengo poquito más de un año aquí y nunca vi ninguna restricción de cruce de Estados Unidos a México”.

Coincidió en que las condiciones aún no son aptas para hablar de una reapertura total de la frontera, dado que se mantienen alertas ante la posibilidad de una nueva ola de contagios.

“Ahorita no es momento de relajar medidas, todo lo contrario, ahorita vamos a esperar a que paguemos la factura de lo que pasó en Semana Santa, a lo que veamos que la gente empieza a entender que no se ha acabado esto”, agregó el funcionario, quién anticipa que la reapertura de la frontera será de forma gradual.

Por su parte, el delegado único de Baja California, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, señaló que estas primeras pláticas por parte de México sobre una flexibilización de las medidas responden a una urgencia por reactivar la economía a la par que avanza el proceso de vacunación.

“Se ha hecho muy bien el trabajo porque la pandemia se ha controlado”, consideró. “Hay que comprendernos, no podemos ser irresponsables y estrangular la economía de Baja California, hay que ir abriendo y cerrando poco a poco”.

También se anunció que las restricciones a cruces terrestres no esenciales por la frontera sur continuarán hasta el 21 de mayo.

El 21 de marzo de 2020, México y Estados Unidos cerraron por común acuerdo sus fronteras para viajes no esenciales, es decir, aquellos con fines recreativos o turísticos.

Además, detuvieron los procesos migratorios abiertos en Estados Unidos, dejando a miles de migrantes varados en la frontera norte mexicana, los cuales se reanudaron a mediados de febrero, tras la orden del presidente estadounidense Joe Biden.

Las restricciones establecidas no han impedido el tránsito comercial de alimentos, de combustible, de equipos de atención médica y de medicamentos por la frontera entre ambos países.

La frontera de México con Estados Unidos, que se extiende a lo largo de más de 3000 kilómetros, es además una de las más activas del mundo con más de un millón de personas que cruzan cada día y se intercambian bienes y servicios por un valor de 1700 millones de dólares diarios.

Hasta este lunes, México registra, según cifras de la Secretaría de Salud, 212 466 decesos por la covid-19 y 2 306 910 de contagios del coronavirus SARS-CoV-2.

No obstante, los datos reales serían mayores pues el mismo Gobierno admitió a finales de marzo que el país registra un exceso de mortalidad de casi 300.000 personas desde el inicio de la pandemia.

Además cumple su proceso de vacunación con 14.3 millones de dosis aplicadas desde el 24 de diciembre.

Fuente: The Sandiego Union Tribune /Foto: gentileza Gobierno de Tijuana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here