El Ente de Turismo de Tucumán realiza obras en el Jardín Botánico para que los tucumanos disfruten de la naturaleza en un entorno privilegiado. Desde este lunes está abierto a los visitantes con protocolos para el cuidado de la salud.      

El contacto con la naturaleza y los paseos al aire libre constituyen las opciones preferidas para los tucumanos desde la llegada del Covid-19, una pandemia que reconfiguró la manera de hacer turismo en todo el mundo. En virtud de los cambios que llegaron para quedarse, el Ente Autárquico Tucumán Turismo (ETT) invierte $2 millones de pesos en obras para potenciar la experiencia turística de Horco Molle, donde se encuentran el Jardín Botánico y la Reserva Experimental, dos enclaves naturales que resguardan la biodiversidad de la prodigiosa yunga tucumana.  

imagen

Hace pocas semanas, Turismo anunció que en el marco de su acuerdo con la Municipalidad de Yerba Buena y la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), aportará los fondos para renovar la propuesta que ofrecen estas áreas protegidas que se encuentran sólo a 15 kilómetros del microcentro. “Hemos estudiado en estos últimos meses de pandemia cómo ha cambiado el consumo de turismo en toda la Argentina. En este sentido, contar con lugares como los que tenemos en Tucumán es un verdadero privilegio”, destacó el presidente del EATT, Sebastián Giobellina, quien añadió que la inversión es “de mucha importancia” y tuvo en cuenta que se trata de un enclave natural ubicado “muy cerca de la Capital, donde viven más de 600 mil personas”.  

“Tener al Jardín Botánico y a la Reserva de Horco Molle como dos productos turísticos a revalorizar en el Circuito de las Yungas, donde también avanza la recuperación de la Primera Confitería y la revalorización del entorno del Cristo Bendicente, para nosotros es muy importante”, destacó el funcionario sobre el plan de obras que lleva adelante el organismo con vistas a la reactivación de una industria que genera empleo y desarrollo local.

Experiencia inmersiva

El proyecto centrará sus primeras acciones en el Jardín Botánico y su director, Pablo Quiroga, celebró el apoyo provincial y expresó que las expectativas por la revalorización son “muy altas porque permitirán aumentar nuestra oferta y la recepción de visitantes”. 

Las obras suponen la impermeabilización de una laguna artificial que albergará flora y fauna autóctona “y que será un gran motivador para quienes visiten el Jardín, sumado a que atraerá aves que se podrán avistar en ella”, explicó el especialista. Además, con los fondos aportados por Turismo se edificará un puente colgante que conducirá a un futuro mariposario. “Contamos con una gran diversidad de mariposas nativas que estarán protegidas en este lugar para que los visitantes puedan disfrutarlas. Será un gran atractivo en sí mismo”, sostuvo Quiroga.

En una segunda etapa, que contará con apoyo de Nación, en la Reserva de Horco Molle se construirá una condorera y un recinto para observar aves autóctonas y nativas desde dentro, en lo que será una verdadera experiencia inmersiva para los visitantes.

El Director de la institución coincidió con Giobellina al afirmar que la pandemia favoreció el disfrute de los espacios verdes. “Hoy hay una necesidad notoria de reencontrarse con la naturaleza y el Jardín Botánico es un lugar ideal por su cercanía, su seguridad y por todo lo que tiene para ofrecer al tucumano y al turista”.  Además, destacó que la gran extensión de sendas accesibles en un 99% que “permiten a cualquier persona tomar contacto con la Yunga”.

Valor agregado

Emplazada dentro de la provincia, la Yunga es el segundo sitio de mayor biodiversidad de Argentina luego de la Selva Misionera. “En el Jardín contamos con un centenar de especies de aves registradas sumadas a plantas, insectos y animales como las corzuelas, zorros y gatos monteses, que conforman la fauna autóctona”, enumeró Quiroga, quien hizo hincapié en que “no son sólo lugares de esparcimiento, sino que le ofrecen un valor agregado, un aprendizaje, gracias a que son instituciones que dependen de la Facultad de Ciencias Naturales y de la Universidad Nacional de Tucumán”.   

El biólogo apuntó como un diferencial que “en el planeta hay más de 3 mil jardines botánicos, pero la mayoría están emplazados en ciudades. En cambio, aquí tenemos la posibilidad de preservar la flora y la fauna in situ, que es la tendencia a futuro”, resaltó e invitó a los tucumanos y turistas a recorrer los circuitos especialmente diseñados para el disfrute de los visitantes.  “Hoy el Jardín Botánico cuenta con todos los protocolos contra la COVID-19 y a futuro turistas de todo el país y el mundo podrán descubrir nuestra naturaleza con más oferta y atractivos”, celebró.

Jardín Botánico de Horco Molle

Abierto todos los días de 9 a 18 horas.

Protocolo Covid-19

-Se debe ingresar con barbijo

-El uso del Jardín Botánico será sólo para circulación

-Están inhabilitados los bancos de descanso

-Grupos reducidos no mayores a 10 personas


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here