Mientras Bariloche se encuentra en plena negociación con autoridades nacionales para retomar ese segmento en agosto, y cuando hace una semana el ministro Matías Lammens había dicho que los viajes de egresados con muy difíciles de controlar, el Municipio denunció a un grupo clandestino integrado por 44 jóvenes de entre 18 y 19 años que, viajaron en avión y se hospedan en un complejo en la base del Cerro Catedral. Los visitantes declararon que “son de diferentes grupos de universidad y clubes”. Hay una empresa denunciada.

El operativo lo realizaron los inspectores municipales en el hotel Base 41, informó el secretario de Turismo de la Municipalidad de Bariloche, Gastón Burlón, quien explicó que “recibimos llamadas de vecinos por un grupo de chicos en la base del cerro Catedral. Nos acercamos con inspectores y un equipo de trabajo. En el libro de visitas figuran 44 chicos de entre 18 y 19 años más 10 personas de otras ciudades”, informó el diario El Cordillerano.

Los pasajeros del grupo sospechoso de conformar un viaje de egresados clandestino tiene como origen Mar del Plata, Capital Federal y otras ciudades de la provincia de Buenos Aires. Por la edad de los jóvenes, probablemente pueda ser una reprogramación de un viaje contratado para 2020.  

“Vinieron en avión y hasta entraron en el hotel el mismo día”, informó el funcionario quien además destacó que dentro del hotel estaba el propietario de la empresa SoulMax, que es la denunciada ante la Policía Federal, por lo que es la justicia de ese fuero la que interviene.

“Los viajes de egresados están prohibidos por decreto presidencial (Autorizaron salidas grupales de hasta diez personas pero excluyeron viajes de egresados y jubilados). Estamos haciendo un gran trabajo para que vuelvan de manera segura y responsable”, continuó el funcionario en declaraciones a El Cordillerano Radio.

Ahora el hecho esta en manos de los fiscales de la Justicia Federal, «quienes deberán determinar si iban al mismo colegio. Si habían contratado a esta empresa”, sostuvo el funcionario en el programa Chocolate por la Noticia.  

Consultado por si pudieron evitar algún tipo de control, respondió que “Vinieron en un avión. Pueden pagar un micro o una camioneta particular y no los paran en la Caminera. Los micros de larga distancia sí son controlados en la Caminera y también tienen que pasar por la terminal”.

Cabe recordar que hace una semana el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens fue contundente al sostener que los viajes de egresados son muy difíciles de controlar y aprovechó para culpar a las empresas que no cumplieron los protocolos sanitarios que terminaron con la prohibición temporal de los viajes de egresados. Mientras del Ente de Turismo de Bariloche confirmaron que estaban en condiciones de volver a finales de agosto si Nación daba el visto bueno a las nuevas medidas de seguridad sanitaria para los viajes estudiantiles.





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here