Imágenes obtenidas con el radar en banda L de la constelación de satélites argentinos SAOCOM de la CONAE, aportan información para el seguimiento de la emergencia. Las vistas comparativas de la situación en 2019 – 2021 muestran el pronunciado descenso de los cuerpos de agua y los cambios en el estado hidrológico.

La bajante histórica que afecta al Río Paraná, que actualmente se encuentra en los valores más bajos de los últimos 77 años, es monitoreada desde el Espacio con información radar de la constelación SAOCOM de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), en el ámbito del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación. Los satélites argentinos de observación de la Tierra SAOCOM 1A y 1B aportan datos a los organismos responsables de la gestión de la emergencia, para evaluar los alcances de este fenómeno a corto y mediano plazo.

Aquí presentamos seis productos satelitales elaborados por la Gerencia de Observación de la Tierra de la CONAE, a partir de imágenes tomadas con el SAOCOM 1 A en 2019, previo a la bajante, y con el SAOCOM 1B en 2021, durante el transcurso del evento. Compartimos las imágenes actuales como avance de los datos que obtiene el satélite SAOCOM 1B, lanzado en 2020, el cual está finalizando su etapa de calibración.

Marcelo Uriburu Quirno, hidrólogo de la agencia espacial argentina, explicó que “el río Paraná sufre un evento de aguas extraordinariamente bajas, debido a una sequía intensa y prolongada en su alta cuenca en Brasil. Desde 1944 no se observa una situación semejante, que causa enorme impacto en los múltiples usos del río”.

La CONAE comenzó a realizar el monitoreo de emergencia por la bajante histórica del Río Paraná el 8 de julio de este año, mediante la Unidad de Emergencias y Alertas Tempranas. Desde entonces provee información satelital al Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR), que coordina la gestión del fenómeno en el ámbito nacional; al Instituto Nacional del Agua (INA), como el organismo científico- tecnológico y operativo con incumbencia en la elaboración de pronósticos hidrológicos del Río Paraná; a la Red de Organismos Científico Técnicos para la Gestión del Riesgo de Desastres (GIRCyT), y a los organismos responsables de los recursos hídricos y emergencias de las provincias afectadas.

Los radares en banda L de los satélites SAOCOM “son una herramienta ideal para hacer un seguimiento de esta bajante, porque son instrumentos muy sensibles a la detección de la humedad del suelo, en particular de los estados de saturación. Además, por su capacidad de penetración pueden captar la humedad por debajo de la vegetación y aportar información que permite determinar los cambios en el estado hidrológico de la cuenca”, informó Álvaro Soldano, subgerente de Aplicaciones y Productos de la Gerencia de Observación de la Tierra de la CONAE.

Bancos de arena e incremento del área de las islas: Este producto presenta la situación en un área del río Paraná en cercanías de la localidad de Brugo, unos 60 kilómetros agua arriba de las ciudades de Santa Fe y Paraná. A la izquierda se observa la situación en 2019, tomada por el SAOCOM 1A antes del inicio de la bajante, con numerosos cuerpos de agua o zonas saturadas (colores azul y negro). A la derecha, la imagen SAOCOM 1B, del 17 de agosto de 2021, muestra en color marrón las variaciones de profundidad en los cursos de agua y el notorio incremento del área de las islas (centro de la imagen), debido al descenso pronunciado del nivel del río. La poca profundidad del agua pone en evidencia la incipiente presencia de bancos de arena.

Islas y embarcaciones: En este producto del Delta del Paraná, frente a las costas de la localidad de Baradero (sobre el río homónimo), se observa en la imagen de la derecha, SAOCOM 1B de agosto de 2021, con una disminución de numerosos riachos y cuerpos de agua y, como contrapartida, la aparición de pequeñas islas no observables en la imagen de la izquierda, capturada por el SAOCOM 1A en 2019. En colores azul y negro se muestran los cuerpos de agua o zonas saturadas, en tonalidades celestes los suelos desnudos y en tonalidades claras, y amarillas zonas vegetadas. Se destaca la capacidad de los sensores de los satélites SAOCOM para detectar embarcaciones en el río Paraná (en mayor número se muestran en la imagen a la derecha).

Variaciones en la zona de la Isla del Chapetón: En este producto se destaca la isla del Chapetón en el río Paraná, unos 30 kilómetros agua arriba de las ciudades de Santa Fe y Paraná. La imagen SAOCOM 1B (derecha) muestra la situación actual donde se distingue la aparición de pequeñas islas y en otras el incremento de área, debido al descenso pronunciado del nivel del río. Asimismo, se observa la desaparición de numerosos cuerpos de agua, especialmente al norte de Chapetón, presentes en la imagen SAOCOM 1A que se muestra a la izquierda, tomada en los inicios de la situación de bajante. Las composiciones de color polarimétricas permiten apreciar en colores azul (sin rugosidad debida al cambio de profundidad de los cursos de agua) y colorado (con rugosidad) los cuerpos de agua o zonas saturadas, en colores claros zonas vegetadas naturales y en colores rojos y morados zonas con suelos desnudos.

Reducción del ancho de los cauces: En este producto se observa, a la derecha la situación en 2021 con una reducción del ancho de los cauces (en negro y azul oscuro), así como la disminución o ausencia de cuerpos de agua (en negro) en las cercanías de la confluencia del río Corrientes y el río Paraná, respecto de la situación registrada en 2019, en la imagen de la izquierda.

Disminución de cuerpos de agua: El producto sobre cercanías de la localidad de San Justo, provincia de Santa Fe, presenta en la imagen SAOCOM 1A de la izquierda, numerosos cuerpos de agua, identificables por su color azul oscuro. Es notoria la disminución del área de los mismos en la imagen de la derecha (actual), al punto que algunos desaparecen.

Laguna, humedales y arroyos: En este producto se observan las ciudades de Santa Fe y Paraná, separadas por el Río Paraná, y la laguna Setúbal. El 3 de julio de 2019 se ve la zona con el río ya en condiciones bajas, y el 24 de julio de 2021 la situación de bajante empeoró debido a la persistencia de la sequía en Brasil. En color negro se advierten los cuerpos de agua, que están notablemente reducidos en la imagen de 2021. Se destaca la disminución del área ocupada por agua tanto en la laguna como en la zona de humedales, arroyos y en el cauce del Río Paraná.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here