El presidente de la Diputación de Ourense y presidente de la Asociación Europea de Ciudades Históricas Termales (EHTTA), Manuel Baltar, inauguró el Día Europeo del Patrimonio Termal, que este año está centrado en el “Urbanismo Termal”, en el contexto del «Paisaje Terapéutico». Fue organizado en la ciudad de Wiesbaden, Alemania.

El evento, organizado el 21 de octubre en la ciudad de Wiesbaden, Alemania, lo estableció el Comité Científico de la EHTTA en 2018 como una celebración del patrimonio termal europeo y una oportunidad para crear conciencia sobre el tema que está en el corazón de la Asociación y de sus objetivos.

El Día Europeo del Patrimonio Termal de este año examinará el tema del «Urbanismo Termal» en el contexto del «Paisaje Terapéutico» y “la ciudad anfitriona (Wiesbaden) es un gran ejemplo de que las ciudades termales, con su paisaje circundante, fueron creadas para mejorar la salud física y mental de sus visitantes, involucrando a los habitantes e invitados en un proceso sostenible que todavía disfrutamos hoy, cientos de años después”, explicó el presidente de la Diputación de Ourense. “Estos espacios son particularmente valiosos ya que las personas buscan destinos saludables y espacios curativos después de la pandemia”, afirmó Manuel Baltar, quien explicó que “este es el primero de los tres eventos anuales que se celebrarán para analizar el desarrollo del Paisaje Terapéutico».

Dada la complejidad que conlleva el tema de los paisajes terapéuticos se decidió organizarlo en tres series: la primera centrada en el Urbanismo Termal celebrada en Wiesbaden, en el 2022 versará sobre parques y jardines y en el 2023 será sobre las ciudades termales en su conjunto.

Este evento anual, diseñado para resaltar la importancia del patrimonio termal como una tradición centenaria en toda Europa, “es considerado como un ejemplo de buenas prácticas por el Instituto Europeo de Rutas Culturales, y ganó un premio en 2019 por el concepto”, recordó Manuel Baltar.

Además de los expertos, también estuvo presente Emma González, en representación del Inorde, organismo dependiente de la Diputación de Ourense que asumirá la gerencia del Plan de Sostenibilidad “Ourense Provincia Termal” que contempla, entre sus actuaciones, la recuperación del patrimonio termal en la provincia como, por ejemplo, las rehabilitaciones en la zona del Aquis Querquennis de Bande y el Balneario de Requeixo en Monterrei.

En 2018, se celebró el primer Día del Patrimonio Termal Europeo en el 100º aniversario de la apertura del Hotel Gellert en Budapest, y fue un estudio de «Turismo termal y patrimonio de spa en Europa». En 2019 en Spa, Bélgica, la atención se centró en la palabra «Spa» como un concepto que debe ser redefinido.

El año pasado, el Día Europeo del Patrimonio Termal se centró en el tema de la Arquitectura Termal y fue organizado por Baden-Baden en Alemania, una de las «Grandes Ciudades Balneario de Europa», fue precisamente en este último cuando se detectó que la arquitectura no era solamente la que definía a las ciudades termales, sino más bien los espacios públicos (el recreo, los paisajes, la calidad del aire…) y todas las actividades que los doctores programan como puede ser caminar, la gastronomía saludable, hacer ejercicio…, y es, precisamente, esa idea global la que habla de los paisajes terapéuticos.

La EHTTA considera que el patrimonio termal representa un fenómeno europeo muy particular, que incluye recursos naturales, culturales e intangibles. El concepto de patrimonio termal se utiliza para promover la salud y el bienestar, para crear destinos turísticos originales y para proteger magníficos paisajes culturales. En la Asociación, que preside Manuel Baltar, están representados 51 sitios termales de 18 naciones europeas, lo que supone la organización pública más importante del termalismo mundial.

En la foto, Manuel Baltar y Oliver Franz, alcalde de Wiesbaden.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here