La histórica construcción que se erige en el camino a San Javier será puesta en valor luego de gestiones encabezadas por el Ente Tucumán Turismo junto a inversores de la provincia.

Luego de las gestiones llevadas adelante por el Ente Tucumán Turismo (ETT), su presidente, Sebastian Giobellina, realizó junto al ministro de Desarrollo Productivo de la provincia, Álvaro Simón Padrós, la entrega al grupo inversor “Hotel Bicentenario SA” de la concesión para poner en marcha el proyecto de recuperación de la Primera Confitería, ubicada al pie del cerro San Javier.

En marzo de 2021, a través de un decreto firmado por el entonces gobernador Juan Manzur y por el ministro Simón Padrós, este inmueble patrimonio cultural de la provincia, que data del año 1938, pasó a estar bajo administración y custodia del ETT, que gestiona junto a los inversores la reconversión del lugar.

Asimismo, el organismo debió coordinar con la Comisión de Patrimonio del Ente Cultural de Tucumán las directrices para la preservación de su valor simbólico y con la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelo el resguardo del área natural protegida circundante al chalet.

Luego de la entrega, Giobellina enfatizó que el gobernador Osvaldo Jaldo “nos solicitó que seamos sólidos con nuestras gestiones tendientes a generar más fuentes de trabajo, más desarrollo local e infraestructura para la provincia”. En esta línea, agregó que “en nuestro Plan Estratégico de Obras de Infraestructura Turística ponemos la mirada en diferentes destinos emergentes del interior para potenciar sus oportunidades, en algunos casos con inversiones públicas o mediante la combinación de las fuentes de fondos”.

Sobre la iniciativa, el referente provincial de Turismo destacó que “si bien conseguir inversores para este proyecto fue un desafío, el empresariado local nos respondió con apoyo, lo que nos llena de orgullo porque apuestan a Tucumán y son gestos de confianza hacia nuestra gestión”.

El funcionario explicó que la empresa, vinculada al rubro turístico, invertirá 60 millones de pesos y reabrirá el lugar como restaurante “e incluso será un punto obligado para los turistas por las diversas prestaciones de servicios dentro del circuito de Yungas, como las cabalgatas, senderismo y mountain bike”.

Giobellina agregó que esta iniciativa revalorizará este sector de la provincia, donde el organismo realizó importantes gestiones e inversiones. Por otro lado, resaltó que el proyecto se encuentra dentro de la Ley de Patrimonio, “lo que nos marca como deber el preservar la arquitectura de nuestros edificios históricos”, señaló.

El titular del Ente detalló que la obra se completaría en el lapso de un año. “La vegetación de la yunga tomó por completo la construcción, por lo que ya se iniciaron las tareas de limpieza”, y agregó que el proyecto está planificado en tres etapas. “Primero tenemos una etapa roja que comprende la reconversión del lugar conservando su estructura original. Luego viene una etapa amarilla que incluye el trabajo sobre los merenderos y, por último, una etapa verde con la incorporación de una zona de estacionamiento vehicular”, refirió.

El ministro Simón Padrós señaló que se trata de una inversión de gran valor, ya que “no hay nada que tenga más impacto en la sociedad y la economía que el desempleo”, por lo que advirtió que la única manera de detener este flagelo es “a través de inversiones privadas en este lugar emblemático”. En este sentido, indicó que la obra generará “múltiples beneficios para un sector que sufrió mucho durante la pandemia y que jugará un rol central en la reactivación”.

Simón Padrós enfatizó el aspecto medioambiental del proyecto. “Este edificio está emplazado en una de las 11 áreas protegidas de la provincia, por lo que es un activo natural que debemos cuidar”, sostuvo el funcionario y agregó que la empresa “estará acompañada por nuestro equipo a través de la Secretaría de Medio Ambiente y de la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelo, quienes tomarán todas las precauciones para que el entorno no se vea perjudicado”.

Carolina Vanni, vocera del grupo inversor, expresó que la recuperación del espacio implica “un desafío importante, pero estamos entusiasmados con devolverle a los tucumanos este edificio emblemático y que marcó a tantas generaciones”. La empresaria explicó que la primera etapa de la obra se llevará adelante en el casco histórico. “El trabajo más urgente debe ejecutarse en el techo para evitar las épocas de lluvia. Por este motivo era importante que el contrato saliera lo antes posible”, precisó.

Vanni detalló que el lugar contará con “un salón de eventos y conferencias, un espacio que estará destinado al área social, cultural y recreativa y un drugstore que funcionará las 24 horas por la gran circulación que tiene esta ruta”. Además, agregó que a futuro se instalarán en el espacio cervecerías y heladerías. Por otra parte, la vocera de la empresa invitó a los tucumanos a buscar fotografías antiguas de la Primera Confitería, lo que ayudará a reconstruir el lugar de la mejor manera. “Le solicitamos al pueblo tucumano que se sume a esta iniciativa”, concluyó.

De este acontecimiento participaron también el vocal primero en ERSEPT, Luis Morghenstein; la legisladora por la Sección Oeste, Marta Najar y la directora de Flora, Fauna Silvestre y Suelos, Liliana Fortini. Por el Ente Tucumán Turismo acompañaron a Giobellina la vicepresidenta, Elena Colombres Garmendia y los directores de Coordinación, Silvia Soria Chiarello; de Obras Turísticas, Ricardo Viola y de Despacho, Jorgelina Fontdevila.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here